¿Qué aspectos debo tener en cuenta para la adaptación de mi mascota en caso de mudanza?

Tus mascotas pueden sufrir mucho estrés durante la mudanza por eso te ofrecemos algunas recomendaciones para que estén más tranquilas durante el traslado.

Debido a que los animales suelen ser unos seres vivos muy rutinarios, cualquier cambio puede estresarlos. Y  si además de eso hay que añadir que durante la mudanza tu antigua vivienda va a ser un ir y venir de operarios de mudanza a los que no conocen, esto puede hacer que tu mascota sufra mucho estrés. Por eso, si de verdad te importa el bienestar de tu mascota, debe ser tu prioridad para que este proceso no se produzca de forma brusca. Para evitar todo esto, lo que hay que hacer primero es organizar algunos de los trámites con anterioridad; de esta manera, cuando llegue el momento de la mudanza, no estarás tan ocupado y podrás prestar más atención a tu mejor amig@.

¿Cuáles son los trámites energéticos que hay que realizar?

Por un lado, si los suministros no se encuentran activados, será necesario dar de alta la luz y el gas así como dar de alta el agua. Una vez que se haya tramitado la solicitud, habrá que esperar hasta un máximo de siete días hábiles para poder tener energía y agua en la vivienda; por eso es imprescindible dar de alta la luz, el gas y el agua con anterioridad ya que no es una gestión que se pueda tramitar inmediatamente.

En caso de que los suministros ya se encuentren activados, solo habrá que realizar el cambio de titular con Iberdrola o con la comercializadora que corresponda. Por suerte, se puede realizar el cambio de titular por teléfono con Iberdrola, Endesa y el resto de comercializadoras, por lo que es un cambio que no te tomará mucho tiempo en absoluto. Además, en caso de que lo hagas el mismo día en que te mudes a la vivienda, no pasa nada, porque igualmente cuentas con el suministro activo aunque aún a nombre del anterior titular.

 

¿Cómo cuidar a tu mascota durante la mudanza?

Lo más apropiado para que tu mascota sufre lo menos posible durante tu mudanza es tener preparado un plan antes. En el caso de los gatos le preparemos una habitación donde tendrá todos sus objetos (arenero, comida, agua, rascador, cama…) y lo tendremos allí mientras estemos vaciando la casa y la gente este entrando y saliendo.

Cuando ya este todo listo, cogeremos al gato, lo pondremos en el transportín ya trabajado previamente, y tapado con una manta y rociado con el spray feliway classic. Al llegar al nuevo hogar antes de sacarlo del transportín lo colocaremos en una habitación con todas sus cosas (arenero, comida, rascador…) y colocaremos el transportín allí con la puerta abierta. No lo forzaremos a salir, respetaremos su tiempo.

En el caso del perro, lo tenemos más fácil. Mientras hacemos las mundanzas, puede dejarla en manos de un cuidador o de unos amigos mientras se realiza la mudanza; de esta forma, tu perro no sufrirá estrés por el ir y venir de cajas y enseres durante el traslado. Y una vez que todo esté instalado y amueblo, ya podrás invitarla a descubrir su nuevo hogar. Ten en cuenta en que estos momentos tu mascota estará muy desconcertada, casi tanto como cuando llegó por primera vez a tu vivienda al adoptarla, por eso deberás ser paciente. Sin embargo, en caso de que esto no sea posible, es adecuado tratar todo lo posible por no alterar sus rutinas de paseo o comida mientras se produce el traslado. Igualmente es adecuado positivizar el transportín previamente para que se encuentre tranquila durante el traslado. Y cuando llegue a tu nuevo hogar, es altamente recomendable que le muestres objetos que le resulten familiares como puede ser su cama.

Si necesitas más consejos para que tus mascotas no sufran durante la mudanza, ¡entonces no te pierdas este artículo!

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *