Diagnóstico y tratamiento de problemas conductuales en perros

¿Tu perro tiene algún comportamiento que te preocupa?

Tranquilo/a, no es un caso extraño. Los problemas conductuales están más presentes de lo que creemos, lo que pasa es que muchas veces lo aceptamos como parte de la personalidad de nuestro perro, hasta que llega un punto que puede ser insostenible.

¿Te suena algunas de estas conductas?

  • Destrozos en casa.
  • Ladridos, aullidos o lloros excesivos.
  • Orina y heces en lugares inadecuados.
  • Reacciones agresivas hacia personas, perros u otros animales.
  • Miedos y fobias a ruidos fuertes como petardos o truenos.
  • Miedo a personas, perros o en general.
  • Comportamientos repetitivos como perseguirse la cola o lamerse las patas.

Estos son los problemas conductuales más frecuentes en los perros y el motivo por el cual lo hacen puede ser muy variado: problema de socialización, mal manejo, enfermedades médicas, aprendizaje...

¿Cómo solucionar estos problemas?

Lo más importante es detectar la/s causa/s para poder solucionar un problema conductual. A través de una primera visita de evaluación, donde hacemos muchas preguntas y vamos viendo cómo se comporta el animal buscamos la causa para poder hacer una dignóstico. A veces, hacen falta hacer pruebas más específicas en función de nuestras sospechas, como por ejemplo grabar al perro cuando se queda solo en casa.

Una vez tenemos un diagnóstico, decidimos cómo tratar el problema. Cada perro es un mundo y no hay un tratamiento global, siempre es personalizado al individuo.